La palabra y el esfuerzo.



En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 
Y la tierra estaba sin orden y vacía,
 y las tinieblas cubrían la superficie del abismo,
 y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. 
Entonces dijo Dios…
Génesis, 1,1

En este mundo de la comunicación, no hay nada más desvirtuado que la comunicación. Me sumaré a todas aquellas voces que señalan últimamente los riesgos y peligros sobre la vacuidad y la ineficacia de las palabras. Estamos tan comunicados que nos aburre comunicarnos porque estamos saturados de palabras.

Los medios de comunicación virtual como la mensajería instantánea y las redes sociales nos obligan cada día a leer, contestar y reaccionar de manera tan inmediata que somos capaces de sostener diversos diálogos cada vez que leemos un post o recibimos un mensaje. El asunto se complica cuando, por carecer de filtros eficaces para detectar el error, elaboramos respuestas precipitadas e incoherentes.

Haciendo el viaje matutino por las redes veo con estupor cómo la gente se hace eco de afirmaciones que me cuesta creer. Al verlo en detalle, me doy cuenta de que se trata de un carrusel variopinto y anónimo de noticias falsas e imposibles de cotejar que reclaman alguna respuesta, pero debido a la magnitud de este fenómeno nuestro entendimiento, haciendo un alarde de economía, vierte todo en el mismo saco y emite juicios sin son ni ton.

Sin ánimo condenatorio y sin querer ni pretender tener la verdad, pues no es asunto que me interese en demasía, mi preocupación versa sobre el hecho de cómo vamos perdiendo la palabra. Sí, aquello que nos distinguió de los otros animales poco a poco se va quedando vacío de sentido, gracias a la inmediatez, la pusilanimidad y la economía.

Cité el Génesis porque me llama la atención que el relato de la creación se inicie con un Dios solo y aburrido que comienza a crear un mundo e inmediatamente después tiene la necesidad de poner nombre a cada cosa. Lo que pretendo es llamar la atención sobre la importancia de la palabra como pilar de nuestra civilización y el peligro que corre la humanidad si la pierde.

Y es que este riesgo está presente en el día a día de esta época de la comunicación. Gadamer decía que la mayor violencia que se podía cometer contra un ser humano era no continuar un diálogo, es decir, no devolver una palabra por otra, es decir, responder con el silencio. Es por eso que conviene saber que cuando negamos el valor de la palabra y su dinámica somos igual de violentos que aquel al que rechazamos, pues sin palabras sólo resta la acción que puede ser adecuada o no.

Responder con el silencio también es responder, y la única respuesta que va contra la humanidad es no escuchar. Esto es lo que se llama un esfuerzo hermenéutico, un tremendo trabajo intelectual.

Decir no, también es decir, no perdamos esa oportunidad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Vivir sin Filosofía

Tratarnos bien