Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

De la buena voluntad

Imagen
“Tun, tu ¿Quién es? Gente de Paz, Ábrame la puerta que ya es navidad Aguinaldo Venezolano

A veces pienso en aquella frase que dice que mientras más se conoce a las personas más se quiere al perro. Viendo a mi perro tiendo a afirmarla sin ambages. Pero de pronto me coge el temor de que su aceptación en contra del mundo humano me deshumanice a mí, ésta es la paradoja.
Cuando la tristeza o los desengaños tocan nuestra puerta se debe a que hemos abierto sin preguntar “¿quién es?” . Entonces se comportan como esa gente que viene a tu casa sin considerarte ni apreciarte pero que necesitan alojarse contigo. Gente que se aprovecha de tu hospitalidad y que luego se marchan disgustados porque no les diste lo suficiente. Esta situación nos debilita, confunde y ofende. No sabes cómo actuar y al final te vuelves como tu huésped, desagradecido.
¿Qué ha pasado aquí? ¡De repente me escucho alabando a mi perro y maldiciendo a la humanidad! La cosa es que les dejé pasar a la tristeza y el desengaño , dejé qu…

La nostalgia como visión de mundo

Imagen
“nostalgia de sentir tu risa loca…”
Somos seres irremediablemente anclados al pasado, es algo atávico y que justo por eso no se puede evitar. Se dice de vivir el presente –de eso ya he hablado y clasificado como una idea loca–, se dice de vivir proyectado o hacia el futuro, idea que no es loca pero que no se puede realizar sin una conexión con el tiempo actual. Y es por eso que siempre nos queda el pasado, siempre el pasado como problema. Ayer veía fotos de mi ciudad, de Caracas la bella. Alguno que no sea de allí dirá que exagero y que bella no es y tendrá razón: es caótica, peligrosa y sucia. Pero quien la ha vivido sabe de qué hablo.

El caraqueño vive atado a su montaña que siempre y sin equivocarse le indica el norte, quizá por eso nos damos el lujo –muy a menudo- de perderlo. Vivir con esa montaña, vivir esa montaña vale todos los sacrificios, los peligros, los precios. Si tomas la Cota Mil, una autovía que la bordea hasta sacarte del valle puedes verla en toda su extensión y sabor…

La contaminación de la palabra: comprender como misión

Imagen
"Pero lo más asombroso en la esencia del lenguaje y de la conversación es que yo mismo tampoco estoy ligado a lo que pienso cuando hablo con otros sobre algo, que ninguno de nosotros abarca toda la verdad en su pensamiento y que, sin embargo, la verdad entera puede envolvermos a unos y otros en nuestro pensamiento individual."
H.G. Gadamer “¿Qué es la verdad?

Cuando sentimos nuestra alma atribulada es lógico que busquemos un poco de comprensión. La necesitamos porque somos dialógicos, porque si no podemos decir lo que nos pasa ésto sencillamente resulta incomprensible.
A mi mente vienen aquellos días de cuando enseñaba técnicas de entrevista. Para mí era tan obvio saber escuchar que no tenía ni idea que existían unas técnicas. Fue interesante descubrirlas y sobre todo ponerlas en perspectiva con otros enfoques que yo traía. Mi experiencia profesional y mi especialización en la filosofía es sobre diálogo e interpretación, por eso mi tesis doctoral versa sobre el tema de la compr…